Desde pequeña he sentido la limitación de las palabras. Es por eso que me familiaricé con el dibujo y la pintura desde que tengo uso de razón.

Mi primera cámara me encontró con nueve años, y con ella descubrí que se podía pintar con los ojos.